Proyecto con apoyo de la UNIÓN EUROPEA

Proyecto: “Promoción de los derechos humanos de los pueblos indígenas en Paraguay a través de la protección de sus derechos territoriales, ambientales y a la consulta y consentimiento libre, previo e informado”
Contrato de subvención: EIDHR/2019/410-535

Tierraviva a los pueblos indígenas del Chaco, en asociación al Grupo Sunu, han sido seleccionadas por la Comisión Europea para desarrollar el proyecto: “Promoción de los derechos humanos de los pueblos indígenas en Paraguay a través de la protección de sus derechos territoriales, ambientales y a la consulta y consentimiento libre, previo e informado”

La iniciativa tendrá una duración de dos años a partir del 2020 y pretende contribuir en promover avances en la protección y mejorar la exigibilidad de los derechos TA y a la CCLPI de los pueblos indígenas a través del aumento de sus capacidades de monitoreo de la aplicación y cumplimiento de sus derechos. Igualmente, el proyecto plantea actividades de diagnóstico, visibilización, sensibilización, fortalecimiento de capacidades de defensores y defensoras de derechos ambientales y de incidencia en el marco político y reglamentario ante las instituciones del Estado.

Con el presente proyecto se abarcará a: 8 organizaciones indígenas (Organización Pai Tavytera Jopotyra; Organización Pai Reta Joaju; Coordinadora de Líderes Indígenas del Bajo Chaco- CLIBCh; Unión de Comunidades de la Nación Yshir; Organización de Mujeres Indígenas de Makxawaiya-OMUK; Organización de Mujeres Indígenas Yanekyaha-OMUYA; Circulo de Mujeres Indígenas); 24 comunidades indígenas (Pai Tavytera (Cerro Akangue, Arroyo Ka’a, Yvypyte, Ita Guasu, Jaguati y Jakaira); Sanapaná (Xámok Kásek, Laguna Pato); Enxet sur/Enxhet (El Estribo, San Fernando, Makxawaiya, Espinillo, Yakye Axa, Sawhoyamaxa, Rodolfito, Buena Vista, Kelyenmagategma, Colonia 96); Angaité (Excora’i, La Patria, San Carlos Hugua Chini); Nivacle (Ni’cha Toish), Nivacle-Enlhet Norte (Yalvesanga); Ava Guarani (Tekoha Sauce); Mbya Guarani (Punta Pora). Las comunidades y distritos fueron seleccionadas en base a las indicaciones de las organizaciones y a su ubicación en zonas con elevado índice de cambio de uso de suelo o deforestación.